Social Icons

domingo, 22 de marzo de 2009

UN VIAJE A MURCIA DE 33 HORAS


Esta anécdota la narraba hace diez años Agabo padre en una revista azulina. Dice así. Cuatro de junio de 1954. Viaje a Murcia. Salían en autobús Comes. Todos esperando a las puertas del bar “La Parada”. Dos días después era el partido. En la expedición isleña jugadores y técnicos, además del vicepresidente Rafael Graván, el secretario Juan Rivero Romero, el tesorero Manuel Acera, el periodista Fernando Miranda, el matrimonio Bosch Lería y el propio Agabo con catorce años, invitado por su tío y tesorero Manuel Acera. Sigue contando que momentos antes de partir, el presi entregó de su bolsillo 25000 pesetas al tesorero para atender todos los gastos que conllevaban el desplazamiento. La salida fue a dos de la tarde. Cinco horas más tarde llegaron a Málaga. A las cuatro de la mañana llegaron a Granada, tras una rápida cena. El hotel de Granada concertado para el viaje estaba cerrado. Le habilitaron otro sin estrenar (“Casablanca”). Durmieron solamente seis horas en el hotel. Salieron a las once de la mañana y llegaron a Guadix a las dos de la tarde. Almuerzo y llegada a Murcia. Llegaron a las once de la noche. 33 horas de viaje. Hoy día este viaje puede hacerse en siete horas más o menos.

Sigue contando Agabo que a la llegada al puerto de “La Mora” en Granada, el entrenador hizo bajar a los jugadores y los hizo correr, mientras que autobús
seguía. Llegaron antes los jugadores.
Jugó el equipo en el campo del Murcia. Se perdió por 3-2. Se habían tirado 33 horas de autobús. La defensa del Real Murcia la llamaban FBI, puesestaba formada por Ferrándiz – Basaco – Insa. El portero murcianista Gómez completó un gran partido. Posteriormente fue fichado por el CDSF.

Curiosa la anécdota, ¿no?

No hay comentarios :