Social Icons

viernes, 30 de octubre de 2009

EL VIEJO MADARIAGA



Coges la calle Colón arriba. Allí puedes encontrar una zona de huertas, entre las que destacaba la huerta de Mainé, pues justo enfrente se encuentra el Campo de Deportes Marqués de Varela.

El 19 de julio de 1925 se inauguró el primer campo reglamentario de fútbol en La Isla. Es el de la Constructora Naval. Ya era hora que se acondicionara en la ciudad un campo para la práctica del balompié.
Para tal evento la condesa de Ibangrande, María Antonia Gómez y Cánovas actuó en calidad de madrina de la ceremonia. Los equipos que se enfrentaron en el recién estrenado campo fueron la Constructora y el Andalucía FC, ambos isleños. El resultado, aunque sea lo de menos, fue de dos goles a uno para el equipo de la Constructora Naval.


El equipo titular del campo era por lo tanto la SD Constructora Naval. Recordamos algunos nombres propios de este equipo: el portero Cantalapiedra, los defensas Montero y Tellado; el medio Caballero; y los delanteros Fajardo, Iriondo, Parrado o Andrades. Estos son nombres del año 1929.
Volviendo al campo de fútbol, en su frontal de la pared que daba a la entrada de las instalaciones se ha podido leer siempre las siglas SECN, correspondiente a la Sociedad Española de Construcción Naval. El campo esta totalmente de rodeado de huertas y de manchones. Una isla dentro de la Isla.
Tras el ascenso conseguido al término de la temporada 53-54, ascenso que nos condujo a la Segunda División, se tomó la decisión de sembrar el terreno de juego y otras obras de acondicionamiento. Según Agustín Fernández padre, “obras que fueron dirigidas por el entonces directivo y persona dedicada a la construcción, como era el gran aficionado Rafael Graván.” El citado historiador del CDSF, nos comenta jocosamente que los aficionados más curiosos se daban cita todos los días en el campo para ver crecer la hierba. Impresionante.
Con el transcurrir de los años el campo pasó a llamarse Campo de Deportes Madariaga, dado su emplazamiento en la barriada que lleva el mismo nombre.
En 1959 el propietario del campo de deportes, José Luis Ballester, llega a un acuerdo con el Excmo. Ayto. de San Fernando para que pase a ser propiedad municipal. En contraprestación Ballester recibió la propiedad del “Cine Salón”. Fue una permuta en toda regla, aprobada unánimemente por la corporación municipal. Los aficionados al fútbol, que eran y siguen siendo legión, se mostraron en todo momento tremendamente satisfechos. Tras el intercambio de bienes, el Ayuntamiento anunció obras de ampliación en el campo. Más adelante el Ayuntamiento Municipal decidió cambiar el nombre de “Madariaga” por el de “Marqués de Varela”.
Con el nuevo nombre se intentaba recordar al General José Enrique Varela Iglesias. El General nació en nuestra localidad en 1891 y murió en Tetuán en 1951. Además de militar renombrado, ocupó el importante cargo de ministro del Ejército durante un trienio y más adelante fue nombrado Alto Comisionado de España en el protectorado de Marruecos. Finalmente recibió el título de Marqués de Valera de San Fernando.
Al hilo del apellido Ballester diremos que éste junto a Curro Rodríguez explotaban la industria cinematográfica en La Isla.
Otra fecha para recordar es el miércoles 6 de agosto de 1980, fecha en la que dio a luz el Varela. Con este recurso estilístico queremos plasmar el hecho de que por fin el campo tuviera iluminación eléctrica.
Para tal evento el rival elegido fue la AD Ceuta y la hora las 10 de la noche. Como ya hemos contado en otro artículo del blog, el ambiente toda una fiesta con la presencia de la banda de cornetas y tambores del Cuartel de Instrucción. La iluminación no era un primor, pues presentaba ciertas zonas de poca intensidad de luz. El gran artífice de la iluminación fue Luis Jiménez, de la firma Indulectri.
Luis comenzó a gestionar la instalación consiguiendo la aportación de varias firmas comerciales, que le sirvió para iniciar las primeras gestiones burocráticas. Dicen que en un tiempo record consiguió la instalación de las torretas, de la instalación eléctrica, el papeleo y se consiguió celebrar partidos nocturnos que en verano suponían una fuente de ingresos importante. Cuatro torretas de 16 metros de altura, situadas dos a cada la do del campo con cinco focos de dos mil vatios cada uno.
El partido acabó con la victoria azulina del CD San Fernando con gol de un clásico: Antonio Benzo, “Chicha”. Jugaron en el CDSF Nemesio, Pedro Puertas, Carlos Juan, Rafa, Cepillo, Manolo, Bienvenido, Juan Antonio, Blanquito, Chicha y Manrique. En la segunda parte salieron Manolín, Bugatto II, Emilio, Adolfo y Zurdo.
El último partido que se jugó en nuestro añorado campo fue un CDSF- Cortegana. Se despidió nuestro campo con victoria por dos goles a cero. Núñez y Piti marcaron en este histórico día. Piti tiene el honor de ser el último jugador que marcó un gol en Madariaga-Marqués de Varela. Así como tiene el honor de ser el primero que marcó en Bahía Sur.
En definitiva, el viejo Madariaga ha vivido páginas de oro, como el ascenso a la Segunda División, una década gloriosa en la división de plata, los partidos coperos ante el Valencia, el día del Valdepeñas, los córners de Luis Periñán, la profesionalidad de Chispa, los remates de cabeza de Chicha, los cañonazos del Crías, las faltas de Juan Antonio, …. Son tantos y tantos momentos inolvidables que es inabarcable. Queremos olvidarnos de los malos momentos, pues hoy no tienen cabida en este monográfico.

“Illo tempore”. Ese campo con las radios escuchando el Carrusel Deportivo, esa peña CD San Fernando con bombos y banderas, ese marcador simultáneo del fondo, ese marcador Tío Pepe, la Diana al regresa a casa para ver los resultados. Tras llegar a casa, ya soñaba con volver a seguir el ritual dos semanas después.
Y ahora que jugamos en el Campo de la Bazán es cuando más vuelvo a recordar mi viejo campo, el Madariaga. Es más, todavía pasamos por la actual Fuente de las Esculturas y miramos a la derecha recordando nuestra niñez y juventud. Ya es hora de que se recuerde que allí existió un campo de fútbol que nos unió a todos tanto en lo físico como en lo espiritual.

Ahora tocaba pensar en dentro de quince días.

p.d. Fotografías de Ángel López y su web.

1 comentario :

Anónimo dijo...

que tiempos aquellos rodeao de tanta huertas,como a cambio el paisaje en la isla