Social Icons

sábado, 16 de noviembre de 2019

JUGADORES DE LEYENDA ... BLANQUITO


¡Atención, jugada por la banda derecha en el viejo Madariaga! Se escapa por la banda de Preferencia el extremo Blanquito que recorta al defensor y centra perfecto sobre la cabeza de Chicha y gol del Club Deportivo. La grada estaba de júbilo celebrando el gol de los isleños que ya sube al marcador.  Esta era una jugada clásica en la retina de los ojos de los socios y aficionados que cada domingo subían la calle Colón para ver al CD San Fernando.  Ese delgado delgado extremo de bigote a lo Clark Gable, que respondía al diminutivo de Blanquito, era uno de los ídolos de nuestro CD San Fernando.

Blanquito no es otro que José Manuel Blanco Gavilán. Nacido en La Isla un 14 de noviembre de 1952. Esta semana ha cumplido los 65 años. Como todo hijo pródigo, discutido por la grada cuando no tenía su día (afortunadamente pocos), pero que la afición isleña apreciaba y se sentía orgullosa de él, porque sabía el talento que tenía.
          La figura de Pepe comenzó ligada al Hércules de San Fernando, con el que jugó en edad juvenil. Arriba jugaba con Pavón, Márquez, Morán, Torrejón, … Aún en edad juvenil, debutó con el primer equipo en la temporada 71-72. Fue en la 73-74 cuando verdaderamente explotó como delantero. Crónica del Mirador que se podía leer, crónica que se destacaba su apellido Blanco (sin diminutivo).
Pepe Cantón colgó las botas y en la temporada 74-75 se hizo cargo del banquillo del Puerto Real CF, que militaba en la Regional Preferente. En su mente la idea del ascenso a 3ª división y en su agenda de fichajes destacaba sobremanera uno: Blanquito. En la plantilla verdiblanca militaban jugadores como el lateral derecho Pato, Nicolás, Rey, José Antonio Rosado, el meta Antón, etc.  Al final consiguieron un buen sexto puesto en la clasificación.
PUERTOREALCF.BLOGSPOT.COM

       Como bien nos informa en su blog el historiador Manolo Alegre, debutaba Blanco el 8 de septiembre de 1974 en Écija. Debutó como titular y con gol, exactamente el tercero de un 3-3 ante el conjunto local ecijano. Una semana más tarde debutaba ante la afición de la Villa en el Sancho Dávila ante el Barbate con victoria por tres goles a cero. Blanco completó un gran partido. Esta fue la tónica de toda la temporada.
Continuó una temporada más en las filas del conjunto de la Villa y, cómo no, con Pepe Cantón. Se mejoró la clasificación con un cuarto puesto. Otra gran temporada de José Manuel.  Por cierto, aún sin bigote.
PUERTOREALCF.BLOGSPOT.COM
Tan buenas temporadas no pasaron desapercibidas para la directiva isleña. El Puerto Real se subió a la parra y pidió 300.000 pesetas por el traspaso. Diego Mendoza, el carismático entrenador jerezano, quería tenerlo en su plantilla. La apuesta por él fue tan fuerte que se pagó 50.000 pesetas por él, como era preceptivo según el artículo 51 del reglamento de aquella época. Firmó ficha profesional.
De esta manera la temporada 76-77 será su primera temporada como azulino.  Comenzó la campaña futbolística el tándem Gómez Sáez – Mendoza y, sin embargo, la terminaron Antonio Barral – Juan Luis Rosado. La afición estaba de uñas por la marcha de sus ídolos Yiyi, Montero, Moscosio, Juan Antonio. Tenía ganas de ilusionarse, tras un verano tan lleno de movimientos.
Dio comienzo la temporada oficial en 3ª división. Blanquito debutó en el estadio Municipal de Mérida ante el conjunto local en la primera jornada. Este fue el once inicial: Beni, José Luis, Silva, Márquez, Faly, Román, Puertas, Mateo, Martínez, Ríos y Villalba.  Blanquito sustituía a Martínez en la recta final.  Fue el primero de muchos. En la foto inferior, los datos técnicos de dicho estreno.


Su presentación oficial ante la afición fue en la segunda jornada ante el Cacereño con empate a cero. Aquella tarde jugó arriba con el gaditano Martínez y con Mateo.  No lo tuvo fácil para conseguir hacerse con el puesto. Alternaba partidos como titular con partidos en los que salía como jugador número doce para revolucionar los partidos complicados. Al término de su primera campaña jugó 25 partidos y anotó 5 goles:  doblete al Badajoz y un gol al Real Murcia y Algeciras. Nos falta un gol por confirmar.
Al final decepción del equipo con un undécimo puesto en la tabla.  No se debe olvidar su participación en la eliminatoria copera ante el Sporting de Gijón. Fue titular en la ida disputada en el Varela (1-1) formando delantera con Martínez y Calsita. En la vuelta disputada en El Molinón no salió de inicio, sino que lo hizo en la segunda parte sustituyendo a Pedro Puerta.
         Segunda temporada como azulino, la 77-78, de gratos recuerdos, sobre todo por la participación en la Copa del Rey en la que se dejó en la cuneta al Osasuna, Nástic de Tarragona y Almería, cayéndose con honores ante todo un Valencia CF de Mario Alberto Kempes (ver foto superior, el último agachado). El nuevo entrenador J. Antonio Román depositó su absoluta confianza en Blanquito, que  lo agradeció con una enorme temporada. Jugó 34 partidos y anotó 10 goles en un equipo base formado por Beni, Popo, Silva, Rafa, Márquez, Cayuela, Lebrón, Puertas, Blanquito, Chicha y Ravira.

            El Club Deportivo quedó segundo en el grupo, pero se quedó con la miel en los labios porque el ascenso lo obtuvo el Cacereño. En la última jornada se perdió en Don Benito por 3-2 y la derrota significó  que el CDSF debía permanecer un año más en 3ª división.
        Tercera temporada de Blanquito. A la tercera la vencida. El San Fernando, entrenado por Joaquín Carreras, conquistaba el ascenso a 2ª B (categoría seminueva), rubricada tres jornadas antes del final con el 2-1 sobre el Valdepeñas. Blanco seguía siendo un fijo en las alineaciones, siendo una pieza clave en este ascenso con 30 partidos y 10 diez, por detrás de los 19 de Chicha. Además hay que sumar a nuestro entrañable jugador el gol que marcó en el Benito Villamarín ante el Real Betis Balompié en una eliminatoria copera.  El meta Campos recogía de las redes el tanto de Blanquito en el 70’ tras irse de la zaga local y disparar fuerte y colocado.
          De esta manera, Blanquito estrenaba 2ª B al igual que el Club Deportivo en el curso futbolístico 1979-1980. Su rendimiento en este grupo II siguió siendo extraordinario. Esta temporada fue Martín Vences el técnico. El Campo de Deportes Marqués de Varela abrió sus puertas el primer domingo de septiembre de 1979. Enfrente la AD Ceuta, precisamente de Joaquín Carreras. Partido de quiniela con Blanquito en el once histórico inicial: Romero, Puertas, Silva, Rafa, Tey, Moreno, Juan Antonio, Cortabitarte, Blanquito, Chicha y Paquito.

            Para la anécdota queda que su primer gol en 2ª B fue el 30 de septiembre de 1979, cuando en el minuto 20’ remataba de cabeza en plancha un centro de Paquito, poniendo el 1-0 ante el San Andrés de Barcelona en el marcador de un Marqués de Varela casi lleno. Se ganó finalmente 2-1.
            El conjunto azulino quedaba ubicado en una magnífica octava posición. El siete isleño jugó 32 partidos y materializó 8 tantos y un sinfín de jugadas inolvidables. Además marcó un gol en Copa ante el Ceuta.
            El San Fernando se había ganado el derecho a seguir compitiendo en la División de Bronce y, por extensión, el propio Blanquito. En el banquillo seguía unos meses Martín Vences y fue relevado por el asturiano Moncho. Hablamos de la campaña 80-81. Blanquito tenía dura competencia con extremos como Adolfo y luego Robert por la derecha. La temporada comenzaba bien con una victoria sobre el Ibiza por 1-0 y gol bajo las estrellas de Blanco en el 84’, a pesar de que no salía de inicio. Todo empezaba bien, pero la realidad fue otra cosa. Costaba mucho ganar en Madariaga. En la primera vuelta tan solo dos victorias. La salvación de la categoría se conquistó en la penúltima jornada. En el terreno personal, brillantísimo año de nuestro querido jugador. Fue el pichichi del equipo con 10 goles, superando a Chicha (con tres tantos menos). Terminó jugando 30 partidos. Otro día más en la oficina.
En plena madurez futbolística, siendo un fijo en el once titular, marcando más goles que nunca, en noviembre de 1981 tuvo que tomar una decisión importantísima para su futuro personal. ¿Trabajo o fútbol? Dilema doloroso.
Entró a trabajar en San Carlos y la empresa le comentó que tenía que olvidarse del fútbol. El club presidido por Ramírez Muñoz intervino para no perder a un futbolista tan importante. Se le propuso jugar solo los partidos de casa. Pero una posible lesión le podía hacer perder un trabajo tan preciado. Como no hubo fórmula de acuerdo entre las partes, la afición y el club se quedó sin Blanquito.  Se marchó con unas estadísticas que lo dicen todo: seis partidos y tres goles en tan solo dos meses de competición.
            Jornada 7, octubre, 1981, Lorca, gol de Blanco, último partido como azulino.  Blanco era relevado en el 73’ por Adolfo. Ya había tenido tiempo de marcar un gol en el minuto 10’ de partido. Dos puntos que se quedaban en casa, pero sin darnos cuenta fue su último partido.

            En noviembre de 1981 con la visita del Torrejón (1-1), Blanco en la previa del partido hacía el saque de honor y recibía las muestras de cariño y apoyo de sus compañeros y de la grada.  Blanquito abandonaba la práctica del fútbol. 
            Dejaba atrás seis temporadas, 157 partidos de liga y 56 goles. Un ascenso (el primero) a 2ª B. Se fue en pleno apogeo, pero así es la ingrata cara del fútbol.  De forma inteligente, antepuso un puesto de trabajo asegurado que a los vaivenes del fútbol.
            Hombre muy familiar. Le encanta vivir rodeado de sus cinco hijos, nietos y nietas. Y, por supuesto, su mujer Ana Mari.
            … Y con el 7, Blanquito, se escucha por  la megafonía del antiguo Madariaga. 
           

No hay comentarios :