Social Icons

domingo, 27 de marzo de 2011

PEPÍN .... EL REY LEVANTINISTA DESTRONADO


Hace unos días un periodista del periódico Las Provincias, concretamente Alberto Martínez, se puso en contacto conmigo porque le habían dicho que yo le podía ayudar. Buscaba a Pepín, mítico delantero del Levante UD, hasta hace unos días máximo goleador de los azulgranas en una temporada, siendo rebasado por Caicedo.  Tras pasarle su número telefónico, he aquí la publicación digital de la entrevista en el citado periódico.
Desde la localidad gaditana de San Fernando, Pepín vive con atención el día a día del Levante. Los 756 kilómetros de distancia que hay desde su hogar hasta la casa azulgrana, que siente como suya, no le impiden ejercer el sentimiento granota. Y, en las últimas semanas, sin comerlo ni beberlo, a sus 71 años, este ex futbolista está muy presente en Orriols. Sus números, dignos de mención, hicieron historia de oro. Es un hombre-récord, aunque ahora su marca ha sido superada por Felipe Caicedo.
José Sánchez Benítez, más conocido como Pepín, es una leyenda levantinista. Él era el máximo goleador en una temporada en Primera de toda la historia del club. Hasta que ha aparecido el ecuatoriano. El undécimo gol en Liga que marcó Caicedo ante el Espanyol deja en un segundo plano la decena que sumó el andaluz en la campaña 1963-64. Lejos de sentirse con el honor tocado, celebra el nuevo registro. «Me alegraría que me pasara pero no por un gol, sino por unos pocos. Yo he tenido mi época y estoy orgulloso de haber llegado a esa importante cifra en la élite y de que me recuerden. Pero ojalá marque muchísimos por el bien del equipo, porque eso será positivo para que se mantenga», asegura a LAS PROVINCIAS, consciente de la lesión que ha sufrido el sucesor de la corona. «Lo malo es que ahora el pobre se ha lastimado. Es una pena porque es una baza importante».
Cuando Pepín se enteró de que su nombre volvía a salir a la palestra se quedó alucinado. «Un día llegó mi hijo y me dijo: 'Mira papá, que en el periódico hablan de tí'. Yo le respondí: '¿Cómo? ¿Por qué?'. No tenía ni idea...». Aunque ser el primero en la lista de artilleros le llenaba de ilusión, haber perdido el puesto no le provoca nostalgia.
Pepín y Caicedo, el gol del ayer y del hoy, representan dos formas muy distintas de llevar el balón a la red. «Somos diferentes. Este es más de área y yo era más de arrancar desde atrás. Él, en cambio, hace la función de recibir balones aprovechando su cuerpo y su potencia. Eso lo hacía en mi equipo Diego Torrents», recuerda.
Habla con enorme cariño sobre las dos temporadas que pasó en el Levante. Aterrizó en un conjunto azulgrana recién ascendido. Por primera vez en su historia, el club ponía pie en Primera. ¡Eureka! Y Pepín salió del San Fernando, que estaba en Segunda, para cumplir su sueño. Cuando ahora, desde su sofá, enciende la televisión para seguir los encuentros de los de Luis García, se conmueve. «Lo veo todos los fines de semana y me emociono porque pasé años muy bonitos y además estaba recién casado».
Echa la mirada atrás y dibuja una tierna sonrisa. «Tengo muy buenos recuerdos de Valencia, del Levante y, sobre todo, del campo de Vallejo, con sus sillas de madera...», rememora Pepín. «El equipo que más me ha calado es el Levante. Y jugar en Primera fue lo más bonito. He visitado campos como el Bernabéu o el Camp Nou. Mi debut fue en Mestalla. Por lo menos me vieron en Primera y por la tele».
La clave del éxito de aquel grupo, la unión. El mismo concepto que ha elegido actualmente el club para componer su grito de guerra. «Nos llamaban 4X4, como a los todoterreno, porque siempre quedábamos 4-4 en los partidos. Éramos una piña. Antes de salir al campo nos reuníamos en el vestuario, hacíamos un círculo, poníamos las manos y rezábamos. El primero que la ponía era el entrenador, Quique».
Pepín, Domínguez, Pedreño, Wanderley... Todos ellos demostraron que la salvación es posible. Y con comodidad. «Es una satisfacción que un equipo que no tenía el potencial de otro fuera así de bien». Finalizada su etapa en el conjunto azulgrana, ya no regresó a Primera. «Me llamaron del Murcia pero mi mujer no quiso. Me dijo: 'Ya no hago más viajes, basta ya de ir de aquí para allá'. Yo le respondí: 'Vale hija, lo que tú quieras'».
Es un hombre reputado en San Fernando. Hace 38 años, montó una sauna en la ciudad y luego la reconvirtió en un centro estético. Aunque continúa ejerciendo laborares de administración, la empresa la ha heredado su hijo Orlando, quien ha llevado la sangre valenciana a la familia. Casualidades del destino, este joven ha convertido a Pepín en consuegro de una defensa del Levante de aquella época. «Está emparejado con Sole, hija de Victoriero. Éramos amigos. Desgraciadamente, murió mientras jugaba a fútbol sala. Le cayó un jugador encima y le reventó».
Tiene dos vástagos más, Fran y Natanael. Además, perdió a otro. «César falleció jugando a fútbol. Ni había empezado el partido... Estaba calentando y sufrió un aneurisma». Pepín ha conocido de cerca el lado amargo de la vida. A base de coraje, ha seguido hacia delante. La familia, los amigos, el negocio y, por supuesto, el balón son su mayor ilusión. El Levante le regaló sus mejores años como futbolista. Y él regaló al Levante unos números para la historia.

viernes, 25 de marzo de 2011

JUGADORES DE LEYENDA ...... PEPE MASEGOSA


JOSÉ MASEGOSA SANCHEZ, “Pepe Masegosa” es uno de los mejores jugadores que han vestido la camiseta azulina en los últimos treinta años de historia del CD San Fernando. Ha sido en sus varias etapas de pertenencia al club isleño santo y seña de su centro del campo, el jugador referencia, tanto por su calidad, como sus lanzamientos de falta y especialmente su inteligencia al servicio del equipo.
Este sevillano nació el 12 de noviembre de 1972 y es un producto de la cantera del Bellavista. Él y su hermano se criaron en este equipo hispalense. Su padre era directivo de este equipo canterano. Siendo alevín, se marchó al Sevilla FC, donde fue creciendo como persona y futbolista hasta llegar al Sevilla B. He leído por Internet que el Bellavista obtuvo un dinerito por él y a su padre le regalaron una tele en color.
En la 90-91 el Sevilla FC sub-19 se proclama campeón de España por encima incluso del FC Barcelona. El equipo estaba entrenado por Juan Carlos Álvarez, quien contaba en su plantilla a Masegosa, el portero Luque, los defensas Luci (actual segundo de Caparrós), Manolo Jiménez, o los centrocampistas Pineda, Méndez, el cordobés Rafa navarro o bien el delantero Guti (máximo goleador), entre otros de menos renombre.
Comenzó la temporada 90-1 con el Sevilla Atlético de José Ángel Moreno, curiosamente junto al guardameta isleño Monchi, además de otros compañeros mencionados más arriba que fueron campeones juveniles de España. Ya comenzada la temporada, Masegosa es destinado a La Isla para cumplir el Servicio Militar Obligatorio.

El club azulino mueve sus hilos para conseguir su aportación de la calidad de la que ya venía precedido. El CDSF tenía la urgencia histórica del ascenso. El presidente Celso Casal contrata a Domingo Alvarado como entrenador. Alvarado era un técnico que conocía bien la categoría y que venía de triunfar con el Racing Portuense. La plantilla había sufrido una profunda renovación y se había contratado a chavales jóvenes y con futuro. Sin embargo, la realidad fue que nos vimos con un descenso a Regional Preferente en lo deportivo. Fue un fracaso absoluto en todos los terrenos. Durante la temporada se llegó a contar con cuatro entrenadores: Alvarado, Cabanillas, Manolín Bueno y, por último, Fali Castañeda, quien no pudo remediar lo irremediable. Sólo Francisco Ruiz Brenes consiguió en los despachos lo que no se pudo conseguir en los terrenos de juego: la salvación. Esta es la plantilla de dicha nefasta temporada:
• Porteros: Bazán, Toto y Antonio
• Defensas: Mendi, Sánchez, Forero, Rafa, Bey, Piti, Carlos, Fernando
• Medios: Tejero, Masegosa, Núñez, Campillo, Da Silva, Juanlu, Federico Paz, Nael y Reina
• Delanteros: Salvi, Juanito, Carrasco y Fali Montes
Más una pequeña aportación de los canteranos Cortejosa, Luis Meco y Ángel Piñero.
Tras este fracaso la temporada 92 – 93 Ruiz Brenes realizó la mayor apuesta deportiva que nuestro equipo ha realizado en mucho tiempo, con los Dieguito, Amarillo. Manolito, Luna, Javi Romero, etc.
A pesar de los pesares los aficionados quedaron con el buen sabor de boca de Pepe. Su calidad, sus pases milimétricos, su juego de precisión y cerebral,…, quedó en la retina de los que iban a Madariaga.

Volvió al Sevilla Atlético, donde permanecería varias temporadas, junto a Yordi, Tevenet, Luque, Galván, Pepelu,, etc.
Su mejor temporada con el filial sevillista fue en la 94-95, bajo la tutela de Juan Carlos Álvarez (el último entrenador de su carrera). Pepe jugó 35 partidos y anotó cinco dianas. El máximo goleador del equipo fue Guti con 12 y luego Yordi con 7 tantos. Curiosamente sería su última temporada en el Sevilla B.
El Polideportivo Almería de la 95-96 intentó hacer un equipo competitivo que consiguiera seguir los pasos del otro Almería. Al final sólo un noveno puesto en el grupo IV de 2 la 2ª B. Masegosa sólo dispuso de 17 partidos y marcó dos goles.
En la 96-97 estampa su firma por el histórico Real Murcia (grupo III) que contaba con Pedro Valentín Mora como técnico. Allí coincide con gente del calibre de García Pitarch o Crespí, o del exazulino Sigüenza. Al final fiasco para los pimentoneros tras quedar en el puesto 13.
El Mar Menor fue su siguiente escala en la 97-98. Varios técnicos fueron pasando por el equipo de San Javier, pero ninguno evitó el último puesto de la tabla y el descenso. Ni Fernando Rovira, ni Antonio Pedreño, ni Carlos Simón ni Paco Causanilles. El centrocampista sevillano jugó 34 partidos, sin conseguir marcar. No tenían mal equipo, sin embargo, pues el meta Raudona, el central Villena, el centrocampista Rosa Hernández, el delantero Corbalán o Roberto Martínez, entre otros, permitían soñar con algo más.
De la provincia de Murcia en un salto de nuevo a Andalucía, concretamente al Almería CF de Lucas Alcaraz que desea conseguir metas más altas y ficha bien. Juan Carlos Fernández como portero, Miguel ángel Espínola, Javi Calleja, Raúl Sánchez, José Ortiz, Raúl Molina, etc. Acabó cogiendo el equipo Ramón Blanco. Quedó desligado del conjunto almeriense tras descender a la 3ª división. Ramón se lo llevó al CD San Fernando de la 99/00, junto a Álvaro Cervera, el guardameta Fernández y el “calvo” Raúl Molina.
Es la temporada del ascenso, aunque se perdiera la liguilla ante el Plasencia. ¿Os acordáis de aquel empate a cero? Curiosamente el Almería fue el que consiguió la plaza de ascenso. Al fin y a la postre el Manchego (de Antonio Iriondo) desapareció y el ascenso llegó en pleno verano. Gran temporada de Pepe. Contando los partidos de liga y liguilla, jugó 43 encuentros y se convirtió en el pichichi del San Fernando. Nada más y nada menos que 18 goles, a tres del de Puertollano, Raúl Molina.
Así pues, vistiendo la camiseta azulina con el CDSF en 2ª B (temporada 00/01), se pasó con nota su primera temporada en el grupo IV. Se había contratado a Nene Montero para tal aventura. La comenzó pero no la terminó, pues lo hizo Chico Linares, que supo sacarle más partido que el malagueño. 6 goles en 33 partidos fue su marca.
El mismo Nene Montero (01-02) se lo llevó del Club Deportivo una temporada más tarde para el proyecto que le salió en Motril. Los motrileños quedaron campeones igualados con el Ceuta a 77 puntos. Jugó mucho (29 partidos) pero muchos incompletos o saliendo en la segunda parte. El Motril se vio privado del ascenso que consiguiera el Getafe. ¡ Vaya plantilla que le pusieron a Nene ¡ Pablo Guede, Raúl Martín, Huegún, Diego López, Ortiz, Gorka Soria, Samuel, Arenaza, el meta Burgos, etc.
Continuó una temporada más (02/03) , pero ya nada fue igual. Los gravísimos problemas que asolaron al club provocó el descenso de categoría con tan solo cuatro partidos ganados. El proyecto de la familia Murado se vino abajo. Incumplimientos económicos, encierros en el Estadio Municipal durante doce días, bajas masivas, … un sinfín de desventuras. Eso no lo vio terminar Masegosa, pues se había marchado varios meses antes en el mercado de invierno, en concreto al Orihuela, con el que también descendió.
En junio de 2003 recibe la tercera propuesta de retornar al CDSF de Manolo Zambrano. Llegan Melgar, Javi Sotelo, Nacho Cabet, Raúl Silveira, Keko, etc. Luego se uniría Iván Guerrero. Zambrano fue destituido, Fali Castañeda y Juanma Carrillo hicieron de transición hasta llegar el gaditano Ramón Blanco, que se vuelve a cruzar en el camino de Pepe. Llegó la liguilla, pero se fracasó estrepitosamente. De nada sirvieron sus ocho goles en 35 partidos. 

Continuó una campaña más (33 partidos, 8 goles). Blanco no pudo terminar la temporada, al ser destituido. Juan Antonio Sánchez tomó las riendas de las urgencias históricas de la entidad azulina. A seis puntos de la liguilla que disputaron Villanueva, Los Barrios, Portuense y Linense, el San Fernando ocupó la séptima plaza. Esta, la 04-05, será su última campaña como jugador del CD San Fernando. Se despedirá ya para siempre de la afición. Ha sido un hombre querido pero protestado, porque la afición era muy exigente con él.
34 años tenía cuando firmó por el Racing Portuense. El conjunto racinguista se refuerza en la campaña 05-06 con el objetivo único del ascenso. El presidente Manuel Lores había prometido llevar el Racing a 2ª A y estaba dispuesto a hacerlo hasta las últimas consecuencias. El Cuvillo pasó de césped natural a artificial. Con Burgueña de mister, Antoñito Ocaña, Rafa Caminero, Noel, Sanlúcar, Pavón, Julio Puig, Jorge Herrero, Lorenzo Zúñiga y así hasta una plantilla de lujo. Se proclama campeón del grupo a dos puntos del CD San Fernando. Mientras que los isleños caímos en la eliminatoria ante el Motril, el Racing superan al Arenas de Armilla y al Toledo (con doble victoria por 1-0). Objetivo conseguido: ascenso.
Pepe se quedaría dos temporadas más con los de El Puerto de Santa María. En la primera disputa 34 partidos y anota 3 goles; en la segunda 23 y marca dos.

En la 06-07 terceros tras Sevilla Atlético y Linares, reforzados con Wilfred, Roberto Suárez, Alberto Merino, Zurdo, Moncho, Jito,….. Disputan la fase de ascenso ante el Rayo Vallecano y caen en primera ronda.
En la 07-08 no llega a completarla, pues decide aceptar la oferta del Cerro de los Reyes. Masegosa coincide con el gaditano Jesús Velázquez, Chico (hoy en el Genoa) y Antonio Sambruno, o el jerezano Raúl Molina. El equipo presidido por Lores termina en el puesto 14, pero como decimos terminó en el Cerro de los Reyes, donde firmó a mediados de abril, pues había dejado de entrar en los planes de Carlos Orúe. Con los extremeños un segundo puesto a cuatro puntos del Don Benito, cayendo en la fase de ascenso ante el Alcalá. Aquí terminó su aventura con los blanquiazules.
Sus dos cursos los finaliza en Coria del Río al lado de un técnico con el que comenzó, Juan Carlos Álvarez. Con su magisterio consigue con los ribereños un sexto y un decimosegundo puesto en el grupo X. 

El verano pasado decidió colgar las botas como jugador profesional. No quiere abandonar la práctica del fútbol y actualmente sigue en activo con el Sevilla FC de Fútbol Indoor, junto a Tevenet, Luque, Juan Carlos, Pablo Alfaro, Luis Gil, etc. Dispone del nivel II de entrenador y en cualquier momento disfrutaremos de él pero ahora en los banquillos.
En resumen, el nombre de Masegosa siempre ha estado muy unido al nombre de CD San Fernando y al color azulino. De hecho siempre que puede acude a ver su equipo, bien ante el Sevilla C, bien ante el Coria. Desde que llegara para realizar el Servicio Militar, ha llegado en dos ciclos más, siempre a un alto rendimiento. Ha superado el centenar de encuentros con nuestra camiseta.
Adiós a un crack.

viernes, 4 de marzo de 2011

21 abril 1993: Homenaje a Mendi


Andrés Mendi es el jugador que más veces ha vestido la camiseta azulina del CD San Fernando. Antes de llegar a él había jugado en el Hércules de San Fernando, en el Gayro y en el Cuartel de Instrucción (durante su ejercicio militar), donde coincidió entre otros con Pedro Jaro (ex portero del Real Madrid, Málaga o Cádiz). En esta época jugaba de extremo derecha.

Andrés es, como ya sabéis, el segundo de la familia Mendi en vestir la zamarra azulina. Su padre (un grande del fútbol), su hermano Oncho y su hijo que fue juvenil.

Mendi en su primera temporada (81-82) con el CDSF del asturiano Moncho no rascó bola. Entrenaba pero no jugaba. El club desciende en la siguiente temporada y ya Mendi disputó y disfrutó de muchos minutos, ya con Adolfo Bolea en el banquillo. Muchos canteranos esta temporada con los Pedrito, Juan José Ramírez, Paquito Marín, Joselín, Bugatto, Calle, Miguel Martínez, Patudo, etc.

En sus doce años como jugador de club ha militado en tres categorías, la Segunda B, la Tercera y la Regional Preferente. Ha conocido como presidentes a José Luis Cardoso, Celso Casal, Manuel Ramírez, Fernando Roque y Manuel Rodríguez Bernal. Y como técnicos a Adolfo Bolea, Juan Antonio, Quinichi, Ramoní, Belmaño, Fali Castañeda, etc. Él siempre ha tenido muy en mente a Manolo Castro y a Luis Periñán.

Finalmente firmó por el Conil CF. No se le supo dar la salida que merecía. La directiva isleña no estuvo a la altura. Tantas temporadas, tantos partidos, tanta entrega para tan poca y discreta salida.

Se le ofreció un miércoles 21 de abril de 1993 un homenaje. El CD San Fernando se enfrentaba al Cádiz CF. Entrada única: 500 pesetas.

Así reza en la entrada que os ofrecemos como imagen en la parte superior.